Monjes de la Pacana, centinelas del altiplano

En medio del desierto de Atacama y a cerca de 4.200 metros de altura en el camino internacional hacia el Paso Jama (Bolivia) y en las cercanías de la frontera con Argentina, es posible encontrarse con gigantes de roca que cuales centinelas vigilan el camino.

Los denominados “Monjes de Pacana” son grandes formaciones rocosas ubicadas de forma vertical en medio de la zona andina del Desierto de Atacama, siendo el “monolito” con un tamaño similar al de un edificio pequeño, la más emblemática de estas formaciones.  De acuerdo a relatos históricos los “Monjes de Pacana” tienen su origen dado que el lugar en el que se encuentran era antiguamente una caldera magmática de la que con el pasar de los años emergieron puntos de lava, los que se solidificaron con el paso del tiempo, lo que junto al agua y el viento han ido moldeando por años las formaciones rocosas hasta convertirlas en lo que son actualmente.

Los Monjes de Pacana son también conocidos como Centinelas de Tara o Moais de Tara, esto por su cercanía con el salar, reciben la denominación de “monje” debido a sus delgadas y estilizadas formas las que se asimilan a siluetas de monjes.

Monjes de la Pacana | Foto: Denomades

Quienes deseen conocer esta maravilla de la naturaleza deben saber que se pueden realizar excursiones durante casi todo el año, además de poder visitar los Salares de Tara, Puja y Aguas Calientes que se encuentran en las cercanías de los Monjes de la Pacana.

Uno de los consejos que se entrega a quienes visiten la zona es que antes de subir a conocer los Monjes de Pacana se queden algunos días en San Pedro de Atacama u otras localidades cercanas, esto para aclimatar el cuerpo a las alturas, puesto que los monjes se encuentran a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar. Otro punto importante a tener en consideración es que durante el ascenso hacia los “Monjes de Pacana” se pasa rápidamente de más de 2.000 metros de altura a casi 4.000 metros, por lo que se recomienda ir parando durante el camino a fin de ir adaptando el cuerpo a la altura.

Es importante que quienes visiten los “Monjes de Pacana” o sectores cercanos a estos, siempre anden con una botella de agua para mantenerse hidratados, además de ir con ropa abrigada, ya que en el altiplano es común que exista mucho viento a ratos.

 

Fuentes:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *