Ana Kakenga, ventanas al Pacífico

En medio del Océano Pacífico y a poco más de 3.700 kilómetros de Chile continental se encuentra Rapa Nui, isla moais, mitos y tradiciones, así como de una innegable belleza natural, la que queda de manifiesto en atractivos como el Parque Nacional Rapa Nui, Anakena y una serie de cuevas repartidas a lo largo y ancho de la isla.

Dentro de estas últimas se encuentra Ana Kakenga ubicada cuatro kilómetros al norte de Ahu Tahai, también conocida por los lugareños como la cueva de las dos ventanas. El origen de la caverna es volcánico, pues nació producto de un tubo de lava que se deslizó por el subsuelo del lugar, terminando en un recinto con dos grandes aberturas (ventanas) que dan a un acantilado, desde el cual se puede tener una vista privilegiada del océano.

Ana Kakenga cuenta con una longitud cercana a los 50 metros y antiguamente sirvió como “Ana Kionga” o lugar de refugio para algunos clanes del pueblo Rapa Nui. La entrada a la cueva es un pequeño agujero a ras de tierra, difícil de ubicar si no se cuenta con guías, que desde el exterior puede parecer a los visitantes una simple madriguera. Este agujero es el único acceso a la cueva, y en él es posible apreciar las losas que los nativos utilizaron para reducir la entrada natural a Ana Kakenga.

Como muchos de los sitios y rincones de Rapa Nui, Ana Kakenga también esconde una leyenda, pues se encuentra relacionada a una trágica historia de amor, en la que un nativo de la isla arrancó junto a su amada pues no aceptaban su amor, para que no los encontrarán taparon la entrada a la cueva y se quedaron allí escondidos. El final de la historia cuenta que los cuerpos de los amantes nunca fueron encontrados, por lo que no se sabe que pasó con ellos

Esta cueva, así como otras existentes en la isla, son posibles de visitar en compañía de guías especializados, así como con la contratación de recorridos como el de Te Ana o Recorrido de las cuevas. Quienes visiten Ana Kakenga podrán disfrutar de una vista única de los islotes cercanos a Rapa Nui y del azul infinito del Océano Pacífico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *