Batalla de la Concepción, a 136 años de la gesta histórica

En el poblado de La Concepción en medio de la Sierra Peruana durante los días 9 y 10 de julio de 1882, tuvo lugar una de las batallas más relevantes en la historia de Chile, así como también una de las batallas más dramáticas de la Guerra del Pacífico, es la Batalla de la Concepción.

La guarnición completa del Regimiento Chacabuco estaba compuesta por 77 jóvenes, los que se encontraban al mando del capitán Ignacio Carrera Pinto. Este batallón chileno logró resistir durante dos días el ataque de cerca de dos mil soldados peruanos, sin embargo finalizó con la muerte de toda la guarnición chilena.

La historia comienza el día domingo 9 de julio de 1882 aproximadamente a las 14:30 horas, cuando las fuerzas peruanas aparecieron por los cerros que rodean el poblado de La Concepción donde se encontraba la tropa chilena. Al percatarse de la situación, el capitán Ignacio Carrera Pinto decide que emprender una retirada era prácticamente imposible, por lo que toma la drástica decisión de arremeter contra los soldados peruanos.

Los soldados chilenos contaban con escasos recursos, solo fusiles y bayonetas, además de pocas municiones, por lo que en no más de 30 minutos las fuerzas chilenas se vieron obligadas a retroceder. Tras replegarse y horas de batalla, con muchos soldados chilenos caídos en combate, antes de la medianoche cerca de la mitad de la Compañía de Chacabuco había perdido la vida, sin embargo, lejos de rendirse, los sobrevivientes no desisten y siguen en la batalla dispuestos a defender su posición.

Tras observar el curso que tomaba la batalla, los soldados peruanos lograron llegar hasta el cuartel chileno, donde lo incendiaron con el fin de forzar su evacuación, tras salir del lugar el capitán Ignacio Carrera Pinto fallece de un balazo en el pecho, delegando su mando en Pérez Canto, quien como última medida tomó la decisión de salir del cuartel y pelear junto a sus soldados hasta que la vida los dejara. La única sobreviviente del heroico combate es una pequeña bandera chilena de 55 por 38 centímetros, la que fue rescatada el 10 de julio de 1882 por el Coronel Estanislao del Canto.

En honor a esta importante gesta histórica, al lado derecho de la entrada a la Catedral de Santiago, se encuentra una cripta de mármol, la que muchas veces pasa desapercibida por los feligreses y visitantes, en ella se conservan los corazones de cuatro héroes de la Guerra del Pacífico, el Capitán Ignacio Carrera Pinto y los Subtenientes Julio Montt Salamanca, Arturo Pérez Canto y Luis Cruz Martínez. La cripta de la Catedral de Santiago lleva la siguiente inscripción: “Aquí, en el primer templo de Chile y a la vista del Dios de los Ejércitos, para perpetuo ejemplo de patriotismo se guardan los corazones de Ignacio Carrera Pinto, Julio Montt Salamanca, Arturo Pérez Canto y Luis Cruz Martínez“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *