Casas de Neruda; Sebastiana, Chascona e Isla Negra

No existen dudas de que Pablo Neruda es uno de los poetas y escritores más importantes de Chile, Latinoamérica y el mundo, el Premio Nacional de Literatura en 1945 y el Premio Nobel de Literatura en 1971 son solo algunos de los reconocimientos obtenidos durante su carrera.

Pero Neruda no es solo sus obras, sino que también su legado traspasó barreras, pues existen tres casas repartidas entre la región de Valparaíso y Metropolitana en las cuales es posible encontrar parte de su historia y colecciones personales, y en las que quienes las visiten pueden imaginarse en parte la vida de este insigne poeta chileno.

En el Cerro Florida en la ciudad de Valparaíso se encuentra ubicada la Sebastiana, que destaca por su construcción y vista hacia la bahía del puerto. La historia de esta casa comienza con el español Sebastián Collado, quien la construyó para pasar sus últimos años de vida, sin embargo tras su muerte, la casa fue vendida a Pablo Neruda, quien por ese entonces buscaba una vivienda en Valparaíso. Tras la muerte de Neruda en 1973, la casa estuvo abandonada hasta 1991, año en el que fue restaurada, durante el 2012 la Sebastiana pasó a integrar el listado de Monumentos Nacionales de Chile.

La Sebastiana.

También en la región de Valparaíso, pero esta vez enclavada en una isla se encuentra la Casa de Isla Negra, la que fue adquirida por Neruda en 1938. En sus comienzos solo era una modesta cabaña de piedra, la que con el pasar de los años fue ampliándose de acuerdo a las exigencias del poeta. Se dice que la casa de Isla Negra fue la propiedad favorita de Neruda, en la que pasó junto a su esposa Matilde Urrutia la mayor parte de su tiempo en Chile. Tanto él como su esposa se encuentran enterrados aquí. Hoy en día la casa de Isla Negra se encuentra abierta al público, en su interior se encuentran algunas colecciones personales del poeta, principalmente ligadas al mar, como mascarones de proa, réplicas de veleros, caracolas, entre otros artículos.

Casa Isla Negra.

115 kilómetros al sur de Valparaíso, enclavada en pleno Barrio Bellavista de la ciudad de Santiago se encuentra La Chascona, otra de las casas de Neruda. La historia de la Chascona se remonta al año 1953, momento en el cual Neruda compra un terreno a los pies del cerro San Cristóbal, lugar en el más tarde construiría la casa en la que vivió junto a Matilde Urrutia, a la que debe el nombre, pues la casa fue bautizada como “La Chascona” debido a la gran cabellera con la que contaba Matilde. Actualmente “La Chascona” alberga las colecciones de Neruda y se encuentra abierta al público.

La Chascona.

Actualmente las tres casas de Neruda se encuentran convertidas en museos y son administradas por la Fundación Neruda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *