Mi Experiencia en Winnipeg – Canadá, una ciudad en tres colores

Winnipeg una ciudad en tres colores: blanco, verde y rojo. Winnipeg es la capital de la provincia de Manitoba, localizada al oeste de las praderas Canadienses, tierras completamente planas que permiten disfrutar del horizonte.

Durante el año 2015, tomé un diplomado en el que algunas clases fueron realizadas en inglés, lo que me hizo pensar sobre la necesidad de aprender este idioma. Así se inició esta aventura que me tiene viviendo ya 4 meses en esta ciudad de Canadá. Winnipeg es la principal ciudad de la provincia de Manitoba, ubicada al centro sur de Canadá. Esta provincia junto con Saskatchewan conforman el área de las praderas, tierras absolutamente planas que permiten ver el horizonte “al infinito y más allá” y aunque se sabe que existe, es increíble observar el atardecer como si estuvieras en la playa o el amanecer sin la cordillera, es un espectáculo digno de ver, más si tienes la hermosa suerte de encontrarte con alguna aurora boreal iluminando el cielo con verdes resplandores.

Winnipeg, Canadá / Foto: Vanessa Montecinos

Lo más difícil de vivir en estas tierras es el gélido invierno y sí, me vine a vivir un invierno de esos que solo ves en la televisión y lo peor es que realmente hacen -30°C o más, especialmente cuando hay “Wind Chill”, un viento que disminuye la sensación térmica en 10°C aproximadamente. Tranquilos, con la ropa adecuada no es tan terrible como se lee. Acá hay algunos lugares donde puedes comprar artículos de invierno nuevos o de segunda mano con las 3B, que realmente te quitarán el frío. Lo más importante es que la ciudad está preparada para este clima, todo está calefaccionado, no necesitas ponerte el suéter que te tejió tu abuelita, las micros y hasta los paraderos tienen sistemas de calefacción, aquí he pasado menos frío que en Chile y de hecho me abrigué menos, sólo para salir a la calle, gorro (las orejas se congelan), bufanda y guantes, pero pasando del frío puedes vivir ese hermoso invierno que ves en las películas, animarte para ir a patinar en el hielo, o simplemente caminar por el río congelado bajo un hermoso sol, entretenerte mirando a las ardillas saltar en los árboles y después ir por un café o un chocolate caliente y sentarte a disfrutar del hermoso BLANCO que cubre toda ciudad y que me dio la bienvenida con los brazos abiertos.

Winnipeg, Canadá / Foto: Vanessa Montecinos

En Abril el blanco se empieza a despedir, siguen las temperaturas bajas y de tanto en tanto nieva de nuevo, algunos días el agua de deshielo se transforma en una capa de hielo que obliga a todo el mundo a patinar, incluidos los autos. En estos días ya puedes disfrutar del calor del sol, pero en lo que parece un abrir y cerrar de ojos, la nieve se fue y el pasto empieza a crecer, empiezas a ver brotes de plantas nuevas y árboles. Los canadienses, se sacan las botas de nieve y comienzan a usar sandalias y algunos hasta short y polera. Ya en el inicio de Mayo, el color de la ciudad cambia radicalmente a VERDE y puedes empezar a darle sentido a todos esos amplios lugares para acumular nieve (o guerras de nieve para los niños) que ahora son hermosos jardines, mini parques o pequeñas lagunas que albergan a los gansos y patos silvestres que llegan a estas tierras. Todo el blanco se cambia por una alfombra VERDE que lo cubre todo excepto el pavimento y aunque la primavera está recién comenzando, las flores ya están haciendo su entrada con los primeros tulipanes embelleciendo la ciudad.

Winnipeg, Canadá / Foto: Vanessa Montecinos

El tercer color que encontré en esta ciudad es el ROJO, y que se encuentra asociado a la experiencia de vivir en Canadá, de conocer su cultura y estilo de vida. Lo primero que me llamó la atención es el amor por su patria, llevan su bandera a todas partes, la blanca y roja ondea en muchas casas todos los días, está presente en sus ropas y hasta en las bolsas para las compras, puedes ir a tiendas donde tienen de todo con la bandera y los símbolos patrios. Muestran su respeto con su país, su provincia y su ciudad siendo responsables con todo lo que en ella hay, cuidan los espacios públicos, respetan las leyes. En Canadá leer las noticias, es leer que alguien salvó un perro, el nuevo proyecto de ley o las actividades futuras y sí también hay disturbios pero las páginas no están llenas de ellos. Tienen una conciencia “del convivir” profunda, arraigada en un concepto sano de libertad, que no vulnera los derechos del otro. Los niños crecen en conciencia de libertad, responsabilidades y los deberes que exige vivir en democracia.

Parque en Winnipeg / Foto: Vanessa Montecinos

El respeto está tan arraigado en los ciudadanos, que quienes llegan aquí están obligados a aprenderlo, es un círculo virtuoso en el que no puedes dejar de entrar y que se lleva en todos los ámbitos de la vida. Devuelven todo lo que se encuentran, incluyendo las bolsas olvidadas en la micro y como en el campo chileno, la gente saluda. Puedes pedir ayuda a alguien y aunque no hables inglés siempre encuentran la forma de ayudar. Para conducir, en muchas esquinas tienen “discos Pare” en todas direcciones y respetan quien llega primero a la esquina para pasar, hay muy pocos accidentes. Los vehículos en la autopista se detienen a esperar que cruce un ganso más si va con crías, o se disminuye la velocidad porque es posible que los ciervos crucen la calzada (no necesitan un letrero que les diga disminuyan la velocidad), es la conciencia de que no vivimos solos y que tenemos que aprender a convivir con todos.

Esplanade Riel, Winnipeg, Canadá / Foto: Vanessa Montecinos

En Winnipeg hay muchos inmigrantes y el respeto también se observa aquí, valoran a las personas por lo que son, no por sus razas, religión o color de piel, si vienes con la disposición de hacer las cosas bien y trabajar, puedes ser parte de este país. Todas estas cosas representan el rojo que he vivido en Canadá, un rojo representante del Amor y el Respeto, ahora comparto con ustedes este hermoso blanco, verde y rojo, para que se animen a vivir una bella experiencia que no sólo llena desde la hermosa vista sino también el corazón, por ahora mi aventura continúa para descubrir cuantos colores más tiene Winnipeg y Canadá por mostrarme.

 

5 comentarios sobre “Mi Experiencia en Winnipeg – Canadá, una ciudad en tres colores

  • el 11 agosto, 2017 a las 19:52
    Permalink

    I really enjoyed your post, … but. .. Could you post it in english language??? … Nice time in Canada, enjoy yourself😜😜😜😜😜!!!!!

    Respuesta
  • el 11 agosto, 2017 a las 20:04
    Permalink

    Felicitaciones mi querida Vanne, preciosa descripción de toda esta experiencia única e inolvidable que te acompañará por el resto de tu vida, disfrute mucho leerla e imaginarme como es la vida en aquella ciudad y que con tu relato se observa una forma de vida tan distinta a la nuestra. Vuelvo a expresarte mi alegría de que estés creciendo tanto como persona y como profesional que eres, admiro como describes el lugar, y con ello me llevaste a creer que yo también lo estoy viviendo
    Felicidades y mi admiración profunda por la bella persona que eres, sigue en esta aventura magnífica que te haz regalado…te quiero mucho. Tu tia ELBY.VERGARA@GMAIL.COM

    Respuesta
  • el 13 agosto, 2017 a las 05:04
    Permalink

    Excelente! Dan ganas de vivirlo muchas gracias 😃

    Respuesta
  • el 13 agosto, 2017 a las 09:43
    Permalink

    Bello amiga, te pasaste ahora ya encontraste en que ganarte la vida te veo siendo columnista de alguna revista por allá por los Canadá …….Me encantó leerte eso de la convivencia sana k se respeta hasta un animal juro moriiiii quiero estar. Allaaaa con mi Clan como poder dar una vuelta a la vida de cuatro ???

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *